Mario Camposeco

El mejor de todos los tiempos

Se inició en El América de Quetzaltenango en 1938, era un joven delgado, vigoroso y veloz, respondía al nombre de Mario Salvador Camposeco López. En noviembre de 1942, debutó como jugador internacional, atendiendo al llamado del entrenador Manuel Carrera, quien le pidió reforzar al Municipal ante Atlante de México.

En 1943 integró la selección nacional en los campeonatos Centroamericanos de El Salvador, Costa Rica y Guatemala, además en los VI Juegos Deportivos de Centroamérica y el Caribe.

Fue un elemento obligado a integrar las selecciones nacionales de fútbol, era un joven de voz suave y reposada, era de carácter sencillo, escuchó de miles de gargantas corear su nombre en los estadios.

Su fama transcendió las fronteras, un equipo mexicano le ofreció un jugoso contrato para que integrara sus filas. Sin embargo, rechazó la oferta indicando que el se debía a su tierra.

En 1951, cuando se conformaba la selección nacional que viajaría a Curazao a disputar una serie de juegos, fue convocado y se negó a viajar

Make your own free website on Tripod.com