Make your own free website on Tripod.com

GRANDES JUGADORES

 

 

Se inició en El América de Quetzaltenango en 1938, era un joven delgado, vigoroso y veloz, respondía al nombre de Mario Salvador Camposeco López. En noviembre de 1942, debutó como jugador internacional, atendiendo al llamado del entrenador Manuel Carrera, quien le pidió reforzar al Municipal ante Atlante de México.

En 1943 integró la selección nacional en los campeonatos Centroamericanos de El Salvador, Costa Rica y Guatemala, además en los VI Juegos Deportivos de Centroamérica y el Caribe.

Fue un elemento obligado a integrar las selecciones nacionales de fútbol, era un joven de voz suave y reposada, era de carácter sencillo, escuchó de miles de gargantas corear su nombre en los estadios.

Su fama transcendió las fronteras, un equipo mexicano le ofreció un jugoso contrato para que integrara sus filas. Sin embargo, rechazó la oferta indicando que el se debía a su tierra.

Mario Camposeco

El mejor de todos los tiempos

En 1951, cuando se conformaba la selección nacional que viajaría a Curazao a disputar una serie de juegos, fue convocado y se negó a viajar explicando que no se encontraba en su mejor momento.

El 17 de junio de 1951, la Confederación Deportiva Autónoma de Quetzaltenango organizó una mañana deportiva en la cual la principal atracción sería un encuentro futbolístico en el cual actuaría Comunicaciones.

El estadio de Quetzaltenango estaba colmado de aficionados y la mañana era amenizada por la Marimba Ideal del compositor Domingo Bethancourt.

Xelajú le ganó  Comunicaciones con tres goles de Mario Camposeco, como premio a su labor un aficionado lo invitó a dar un paseo en su avioneta y sobrevolaron la ciudad.

Minutos más tarde una falla mecánica provocó que la avioneta perdiera altura y se desplomó en el barrio La Transfiguración, donde murió el piloto y Mario Camposeco.

 

Carlos Coyoy

Raíces quetzaltecas

Fue uno de los mejores punteros izquierdos de Guatemala, su habilidad para perforar metas le hizo ganarse rápidamente un espacio en equipos como Xelajú MC en donde ganó el campeonato nacional de 1980. Carlos Humberto Coyoy López, descubrió su pasión por el fútbol a la edad de siete años, en un equipo de Pedro Coyoy, su padre.

Era tanto el amor por el fútbol que el momento cumbre de su vida fue cuando en 1975, Coty Díaz y Chacatay López, entrenadores de la especial del Xelajú MC lo invitaron para que entrenara con las reservas del equipo a los 18 años.

En 1978, con Xelajú descendió a la liga B, con el mismo equipo ganaron el título de esa liga y regresaron a la A, para apoderarse de la Copa Cabro de campeones nacionales.

En 1981 y 82, fue subcampeón con Xelajú MC, además del sub título centroamericano logrado ante Real España de Honduras en el Mario Camposeco.

Su fama como futbolista trascendió las fronteras y el Once Lobos, de El Salvador lo contrató en 1985.

Federico Santos Robinson

Debutó en Costa Rica

Dicen que es común ver al ex futbolista Federico Santos Robinson, con una caña de pescar, por las playas de Placencia, en las costas de Belice, siempre a bordo de una pequeña y rústica lancha.

Se acuerdan de la histórica final de 1961, entre Xelajú MC y Comunicaciones, donde el título fue otorgado al cuadro de Quetzaltenango por un tribunal disciplinario.

Pues este noble pescador, nació el 5 de agosto de 1935 es originario de Bananera, Izabal, fue uno de los protagonistas de esta memorable jugada.

Ese día estaba bajo el marco, viéndo cómo la pelota enviada por Culiche Espinoza pasaba encima del marco y luego resbalaba por la parte tracera de la malla, relató.

Santos Robinson, jugó como defensa central en La Liga Deportiva Alajualence y Gimnástica Española de Costa Rica, Tipografía Nacional y Xelajú MC en las décadas de 1950 y 60, en la actualidad le inyecta al futbol beliceño algo de lo aprendido en Guatemala.

Fredy Ovalle

Campeón con Aurora y Xelajú MC

Nació el 9 de mayo de 1960, siendo casi un niño, Fredy Ovalle fue convocado para jugar con Xelajú MC a los 17 años. A sus 19 era pieza vital del cuadro quetzalteco que ganó el segundo torneo nacional en 1980.

A diferencia de los recios defensores de ahora, Ovalle era un hombre que aplicaba la habilidad y la técnica con los 2 pies, en la línea de atrás para evitar el peligro generado por los delanteros contrarios.

Esa habilidad le hizo ser un elemento clave para cobrar tiros libres, pues los porteros nunca sabían por dónde les iba a llegar la pelota.

Su debut fue 1978 en un encuentro amistoso de feria ante Comunicaciones, anotó un gol con el cual selló su relación con el equipo.

El contraste entre lo triste y lo sublime de su carrera lo vivió, cuando Xelajú MC bajó a la Liga B en 1978, ese mismo año el equipo ganó el título de ese torneo, regresó a la mayor y se adjudicaron el campeonato nacional.

En 1981 fue subcampeón nacional con Xelajú MC.

Justo Rufino"Chacatay" López

Roble duro

Fue parte de una de las mejores épocas del Xelajú MC, en la temporada de 1962 y 63, ganaron tres títulos nacionales.

Le dio los mejores 20 años de su vida al Xelajú MC, Justo Rufino, nació en San Antonio Suchitepéquez, el 19 de junio de 1939, estudió en el INVO, está casado con Aura Violeta Rodas, con quien procreó a Ivón, Jaqueline y Nilda, tiene casi los cuarenta años de residir en esta ciudad y se siente orgulloso al decir que es quetzalteco.

Ese amor por Xela y la entrega por el deporte quetzalteco lo hicieron merecedor del Chivo de Oro, su pueblo no se quedó atrás y reconoció su labor en el deporte nacional y lo declaró hijo predilecto de San Antonio Suchitepéquez.

Miguel Gustavo Pérez

Título tras título

Campeón nacional con Aurora, Xelajú MC y Juventud Retalteca. Vistió la azul y blanco de Guatemala

Es el único futbolista profesional de Totonicapán, fue campeón de Centro América, ganó tres títulos nacionales y vistió la camisola azul y blanco.

Miguel Gustavo Pérez se inició a los siete años en el fútbol, fue seleccionado de la Escuela Tipo Federación de Toto y militó en el Palermo Jr, el máximo representativo de la ciudad prócer en el fútbol nacional.

Su verdadero despegue como futbolista, fue cuando integró la selección que representó a Totonicapán en los V Juegos Deportivos nacionales celebrados en Xela en agosto de 1971 y de donde fueron los amos del país al consagrarse como campeones.

Obdulio Fajardo

Un campeón de antaño

Fue parte del Xelajú MC, que en 1962, ganó el campeonato que le arrebató a Comunicaciones

Obdulio Fajardo, nació en San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, el 18 de julio de 1938 y llegó a Quetzaltenango en 1958, contratado para defender los colores del Rosario, de antaño, que militaba en el fútbol mayor.

En 1961 pasó a formar parte del Xelajú, logrando en 1962 el primer campeonato nacional, luego se adjudicaron el título de copa y posteriormente el de campeón de campeones que le arrebataron a Comunicaciones.

En 1967 fue seleccionado nacional de Guatemala. Obdulio Fajardo actualmente es un industrial de la mecánica.

René Morales

Anotó cuatro goles en una final

Pocas cosas le hicieron falta en el fútbol nacional, a René Morales, fue seleccionado, participó en los juegos olímpicos, fue campeón goleador y campeón nacional, monarca centroamericano, posee el insólito récord de haberle anotado cuatro goles en una final al portero menos vencido del torneo, y por si fuera poco sintió la tristeza de perder la liga con Xelajú MC.

Morales, quien en varias ocasiones sacudió las redes contrarias, es ahora, un abogado y notario.

Empezó a jugar en torneos formales a los nueve años, militando para la filial infantil del Deportivo Botrán, que en ese tiempo militaba en la liga mayor.

Confirmó su capacidad goleadora al formar parte del San Lorenzo de Xela, en la liga mayor B a la edad de 15 años. Pero el equipo desapareció y regresó a las ligas inferiores de Quetzaltenango.

Regresó a Xelajú MC en el 1981, donde logró dos subcampeonatos nacionales, además de un sub título centroamericano de Fraternidad. Se retiró del fútbol en 1986.

Romeo Tello

Una vida llena de fútbol

Fue un elemento vital en una de las mejores épocas del Xelajú MC

Era un lateral derecho veloz, a quien le gustaba la marca, la desmarca y la proyección, Romeo Alejandro Tello López es uno de esos jugadores que Chiantla, a dado al fútbol nacional.

Pero definitivamente los grandes futbolistas empiezan a corta edad, y Tello López lo hizo a los ocho años, jugando en Buenos Aires, Chiantla. A los 14, años, ya era parte importante de las ligas libres de Huehuetenango.

Integró la selección de Huehuetenango, que ganó el campeonato nacional en los VI juegos departamentales celebrados en Antigua en 1972.

Se incorporó al Xelajú MC en marzo de 1973, debutando en un partido ante Suchitepéquez.

Fue parte del Xelajú MC que en 1974, realizó una gira por Centro América, jugando ante Diriamba y Diriangen en Nicaragua, Maratón y Vida en Honduras, Saprissa en Costa Rica y dos choques ante la selección de Panamá, a excepción del juego ante Saprissa en San José todos fueron ganados.

William Rodas

Un orgullo para sus paisanos

William Rodas, es el único jugador profesional que la Villa de Salcajá ha brindado al fútbol de la Liga Mayor

Rodas, en sus tiempos de futbolista profesional, fue el ídolo de niños y jóvenes en su comunidad. Su habilidad y destreza para anotar fue la virtud que lo hizo un personaje a imitar, incluso hubo algunos que usaban su corte de pelo.

Nació en la Villa de Salcajá, el 14 de octubre de 1959. Su primera incursión en el fútbol fue a la edad de ocho años, en el campeonato de mosquitos en su comunidad. Obtuvo sus primeros triunfos junto al Olimpia, conjunto que participaba en la categoría limitada, el cual fue campeón durante cinco años consecutivos.

De 1979 a 1982, jugó para el Acción Católica de la Villa de Salcajá, este cuadro militaba en lo que hoy es la Segunda División. En 1982, Xelajú MC era dirigido por el uruguayo Orlando de León, el cual invitó a William Rodas a entrenar con el cuadro rojiazul.

Albert Vanderkan

Charro chivo

Albert Vanderkan, fue un recio defensor mexicano que impuso su ley en el fútbol nacional, su carácter le hizo ahuyentar a los mejores delanteros nacionales, jugó en los mejores equipos de México y llegó a Quetzaltenango por azares del destino. Albert Vanderkan, es originario de Guadalajara pero tiene más de 25 años de ser quetzalteco.

Inició en la ligas inferiores del Atlante, posteriormente se enroló al Puebla y Atlético Celaya.

Jugó en San Luis Potosí, de 1960 a 1961, donde tuvo uno de los peores momentos de su carrera deportiva pues se vio involucrado en una agresión al arbitro en un partido sostenido ante Querétaro.

La Federación Mexicana de Fútbol lo suspendió y cuando se disponía viajar a Estados Unidos fue contactado por el dirigente quetzalteco Agusto Cantoral para que jugara en Xelajú MC.

Armando Paniagua

La biblia del fútbol quetzalteco

Si alguien está ligado al nacimiento del Xelajú y al surgimiento de una estrella en el firmamento futbolístico, como lo fue el gran Mario Camposeco, definitivamente tiene que ser Armando Paniagua.

Un lateral derecho que jugó en el inicio del Xelajú y compartió al lado de Mario Camposeco.

Se inició en 1945 militando en la segunda división quetzalteca para el Virginia, donde también jugó Mario, era un defensor veloz y recio con la pelota.

Con el Virginia jugó la final de la segunda división ante Rosario FC, al final fueron los rosarinos quienes ganaron el título y el ascenso.

En 1947 surgió Xelajú y jugó junto a Mario Camposeco durante cuatro años. Debido al trágico percance de Mario jugó otros cuatro años en el Xelajú donde ganaron seis títulos departamentales de la primera división.

Arnoldo Camposeco

Campeón sin corona

Logró que Xelajú MC subiera a la liga mayor en 1957, estructuró al equipo para ganar el primer campeonato nacional en 1962.

Fue uno de los artífices del primer campeonato nacional que logró Xelajú MC en 1962, como entrenador. Nació el 10 de agosto de 1925, en Quetzaltenango.

Empezó a jugar fútbol en el Olímpico de la primera división de Xela y posteriormente en La Asociación Deportiva Independiente de Xelajú, ADIX, en 1943, la que posteriormente fue Xelajú.

Luego de dejar al Xelajú MC, en octubre de 1962, se hizo cargo, como técnico, del Deportivo Botrán, otro equipo que en ese tiempo militaba en la liga mayor. Recientemente este jugador se adelantó a la vida eterna.